Monday, February 13, 2017

Celebrate February 14th as International Flower Workers' Day

By Lisa Taylor, WFP Colombia
In the United States, February 14th has traditionally been celebrated as Valentine’s Day, a day when love is often translated into special plans with loved ones, extra words of affection, and – not to be forgotten – certain material gifts, often including flowers. Before these flowers are given as a gift, they have already accumulated quite a long history: seeds collected and planted, young flowers watered and pruned, grown flowers cut and processed, packaged and exported carefully by workers in the flower industry.
Two out of every three flowers in the United States is imported from Colombia, as Colombia is the second-largest exporter of flowers in the world behind Holland. Behind the beauty of the flowers exported, there is a often hidden array of complex economic, labor, social, and environmental factors with direct consequences for those who work in the industry.
Conditions in the industry
According to a January 2017 report by Corporación Cactus, 65 percent of flower workers are women, and many are single mothers in economically vulnerable situations. Pregnancy tests and birth control are often required for women to gain and maintain employment in the flower sector, especially as their close proximity to toxic and carcinogenic pesticides can cause birth defects and health risks for pregnant women. 
During peak seasons, including leading up to February 14th as well as leading up to Mother’s Day, employees often work 12-22 hours, earning little pay and suffering major health impacts from repetitive activities and dangerous pesticides. Workloads and production goals increase each year, and workers have consistently been denied their right to unionize or collectively bargain. The large majority of employee contracts are temporary, and the renewal of these contracts is subject to the will of the flower businesses.
As former flower worker Glady Mora says, “It’s giving your life to this work totally, and here in Colombia, there is a lot of exploitation [. . .] And the pay doesn’t compensate for the reality of the work.”
In addition to labor rights violations, the cultivation of flowers in Colombia has also involved systematically implementing neoliberal international trade principles and practices, including reducing expenses at any cost to increase profits and relying on third-party subcontracting.
Under the U.S.-Colombia Free Trade Agreement (FTA), made effective in 2012 despite many concerns about labor rights in Colombia, giant swathes of monoculture flowers have been cultivated in certain regions, notably the Bogotá Savannah and eastern Antioquia, eliminating the cultivation of diverse crops and affecting the food sovereignty of the population. The tax benefits of the FTA have largely benefitted corporations, notably the Association of Colombian Flower Exporters (ASOCOLFLORES), while workers in the field suffer a variety of labor rights violations.
As Marco Tulio Franco from SINALTRAINAL comments, “Today the problems are even worse. Problem #1 for the workers is their health, also job instability due to the neoliberal model, the poor treatment of workers by management, and the work pace of each day.”
As a precursor to the U.S.-Colombia FTA and in response to many concerns from labor activists, the United States government came to an agreement in 2011 known as the Labor Action Plan (LAP) with the Colombian government to protect labor rights and prevent violence against unionists. The LAP focuses on five specific sectors: palm oil, ports, mining, sugar, and flowers. Despite the positive goals of the LAP and due to the lack of any effective implementation/monitoring mechanisms, the LAP has been characterized by Colombian unionists as almost entirely ineffective, with an official complaint being registered with the Department of Labor in May 2016.
In the LAP, there are several important aspects that directly impact the flower industry in Colombia. All forms of third-party subcontracting (particularly associative worker cooperatives) were supposed to be eliminated, workers should have greater freedom to organize, and labor inspectors ought to regularly visit the greenhouses where the flower industry operates. According to Corporación Cactus’s 2017 report, none of these goals have been fully achieved and workers continue to operate in an extremely precarious environment.
So, what do we do?
After learning about the flower industry in Colombia and the U.S.’s failure to guarantee labor rights, what can U.S. citizens do to help? The question of boycott is often raised, yet Colombian flower workers are not calling for a direct boycott of flowers – after all, it is the only source of income for many women and families in flower-exporting municipalities.
Current flower worker Marisol Santacruz emphasizes the value of the flower industry, saying, “I believe that flower work is important, especially because it provides many families in the Bogotá Savannah the means to subsist, and it has been valued for years.”
When asked by Witness for Peace what actions can be taken, representatives of the flower sector said they prefer that consumers buy with their conscience. That is, ask your flower supplier where they are sourcing their flowers from and ask them to verify worker conditions in that location, as well as social and environmental impacts of the industry.
One more action you can take is to encourage a resolution introduced by Representative Keith Ellison in the United States House of Representatives that would commemorate February 14th as International Flower Workers’ Day, an initiative supported by Colombians in the flower sector. The introduction of this resolution in the U.S. House of Representatives has a double purpose: to recognize and dignify the labor of flower workers in Colombia and the culture of flowers they celebrate, and to build the groundwork for renewed U.S. engagement with flower workers in Colombia to concretely improve the labor, social, and environmental conditions that result from the industry.
Ricardo Zamudio from Corporación Cactus says that this is “a way to recognize the importance of respecting the rights of those who make possible the success of the flower industry abroad. It’s also a way to call the attention of the Colombian government and in particular, the U.S. Congress so that they fulfill the obligations that are written in the Labor Action Plan under the U.S.-Colombia Free Trade Agreement. It’s also a call to [. . .] respecting labor rights and protecting the environment and the use of water.”
So before buying flowers this February 14th, check with your supplier and click here to contact your congressperson and encourage them to support the resolution making February 14th International Flower Workers’ Day. 

Celebra el 14 de febrero como Día Internacional de los y las Trabajadores de Flores

Por Lisa Taylor, APP Colombia
En los Estados Unidos, tradicionalmente se ha celebrado el 14 de febrero como el Día de San Valentín, un día cuando el amor se traduce en planes especiales con los amados, palabras extras de cariño, y – no se puede olvidar – ciertos regalos materiales, dentro de los cuales muchas veces se encuentran las flores. Antes de que se regalen estas flores, ya han acumulado una historia larga: las semillas recogidas y sembradas, las flores jóvenes regadas y podadas, las flores crecidas cortadas y procesadas, empacadas y exportadas con cuidado por los y las trabajadores en la industria de la floricultura.
Por cada tres flores en Estados Unidos, dos son importadas de Colombia, el segundo país exportador más grande en el mundo después de Holanda. Detrás de la belleza de las flores exportadas, hay una serie de factores económicos, laborales, sociales y ambientales frecuentemente invisibilizados que tienen un impacto directo para las personas que trabajan en la industria.
Las condiciones en la industria
Según un informe publicado en enero de 2017 por la Corporación Cactus, el 65 por ciento de los y las trabajadores de flores son mujeres, y muchas son madres cabezas de hogar que se encuentran en una situación económicamente vulnerable. Las pruebas de embarazo y los anticonceptivos frecuentemente son requisitos para conseguir y mantener un empleo en el sector de la floricultura, especialmente porque su cercanía a los pesticidas tóxicos y carcinogénicos puede presentar defectos de nacimiento y riesgos de salud para las mujeres embarazadas.
Durante la temporada alta, incluyendo la época antes del 14 de febrero y la época antes del Día de la Madre, es común que los y las empleados tienen que trabajar 12 a 22 horas diarias, ganando poco sueldo y sufriendo impactos graves para la salud por las actividades repetitivas y los pesticidas peligrosos. La carga laboral y las metas de rendimiento aumentan cada año más, y se les niega a los y las trabajadores en una forma persistente el derecho de sindicalizarse y presentar pliegos de petición.  La gran mayoría de los contratos laborales son temporales, y la renovación de estos contratos depende de la voluntad de las empresas floricultoras.
Ex-trabajadora de flores Gladys Mora dice, “es toda una entrega de la vida que se hace a esta labor y aquí en Colombia, hay mucha explotación [. . .] y no compensa el salario, no compensa la realidad que se ve.”
Además de las violaciones laborales, el cultivo de flores en Colombia ha dependido de la implementación sistemática de los principios y prácticas del comercio neoliberal internacional, incluyendo la reducción de los gastos en cualquier forma para poder aumentar las ganancias y el uso de la tercerización.
Bajo el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los Estados Unidos y Colombia, implementado en el 2012 a pesar de las preocupaciones sobre los derechos laborales en Colombia, terrenos vastos de monocultivos de flores han sido cultivados en ciertas regiones, principalmente la Sabana de Bogotá y el oriente de Antioquia, eliminando otros cultivos diversos y afectando a la soberanía alimentaria de la población. Los beneficios tributarios del TLC en gran mayoría han beneficiado a las grandes empresas, destacada entre ellas la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (ASOCOLFLORES), mientras los y las trabajadores en la industria padecen una variedad de violaciones de derechos laborales.
Comenta Marco Tulio Franco de SINALTRAINAL, “Hoy los problemas siguen siendo peores. El problema #1 de los trabajadores y trabajadoras es la salud, la inestabilidad laboral por la flexibilización del modelo neoliberal, el maltrato de la patronal hacia los compañeros y compañeras, y el ritmo de trabajo que cada día se hace presente.”
Como precursor al TLC entre los Estados Unidos y Colombia y como respuesta a las preocupaciones de los y las activistas laborales, el gobierno estadounidense llegó a un acuerdo con el gobierno colombiano en el 2011 que se conoce como el Plan de Acción Laboral (PAL) para proteger los derechos laborales y prevenir la violencia contra los y las sindicalistas. El PAL tiene enfoque en cinco sectores específicos: la palma, los puertos, las minas, la caña y las flores. A pesar de los objetivos positivos del PAL y debido a la falta de un mecanismo efectivo para implementar y monitorear, el PAL ha sido caracterizado por los y las sindicalistas colombianos como casi un fracaso total, con una queja oficial registrada en el Departamento del Trabajo en EE.UU en mayo del 2016.
En el PAL, hay varios aspectos importantes que impactan directamente la floricultura en Colombia. Todas las formas de tercerización (principalmente las cooperativas del trabajo asociado) deben ser eliminadas, los y las trabajadores deben tener más libertad para organizarse y los y las inspectores de trabajo deben realizar visitas regulares a los invernaderos donde se llevan a cabo las operaciones de la floricultura. Según el informe de la Corporación Cactus en el 2017, no se ha logrado ninguno de estos objetivos y los y las trabajadores siguen desarrollando su labor en un ambiente supremamente precario.
Entonces, ¿qué hacemos?
Después de aprender de la floricultura en Colombia y el fracaso de los Estados Unidos para garantizar los derechos laborales, ¿qué pueden hacer los y las ciudadanos estadounidenses para ayudar? Surge frecuentemente la pregunta sobre la estrategia del boicot, pero los y las trabajadores de flores en Colombia no están llamando por un boicot directo de las flores – a pesar de todo, es la única fuente de ingresos para muchas mujeres y familias en municipios exportadores de flores.
Trabajadora actual de flores Marisol Santacruz enfatiza el valor de la floricultura, diciendo, “considero que el trabajo de flores es muy importante, ya que da para subsistir a muchas familias en la Sabana de Bogotá, y ha sido un trabajo que es más valorado por años. Es el trabajo que más ha existido en la Sabana por muchísimos años, y ha mantenido a muchísimas de familias.”
Cuando Acción Permanente por la Paz preguntó a representantes del sector, dijeron que prefieren que los y las consumidores de flores compren con consciencia. Es decir, pregunta a tu proveedor de flores de dónde vienen las flores que venden y pídele el favor de verificar las condiciones laborales en ese lugar, y que también averigüe sobre los impactos sociales y ambientales de la industria.
Una acción más que puedes tomar es apoyar una resolución introducida por el congresista Keith Ellison en la Cámara de Representantes que conmemorará el 14 de febrero como Día Internacional de los y las Trabajadores de Flores, una iniciativa apoyada por los y las colombianos en el sector. La introducción de esta resolución en la Cámara de Representantes tiene un doble propósito: reconocer y dignificar la labor de los y las trabajadores de flores en Colombia y la cultura de flores que celebran, y abrir el camino para un compromiso renovado de los EE.UU. con los y las trabajadores de flores en Colombia para mejorar en una forma concreta las condiciones laborales, sociales y ambientales presentes en el sector.
Ricardo Zamudio de la Corporación Cactus dice que la resolución es, “una manera de reconocer la importancia de respetar los derechos de quienes hacen posible el éxito del sector floricultor en el exterior. Es una manera también de llamar la atención del Estado colombiano y el Congreso estadounidense en particular para que se cumplan las obligaciones que están planteadas en el Plan de Acción Laboral a propósito del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia. También es un llamado a [. . .] respetar los derechos laborales y proteger lo que tiene que ver con el medio ambiente y con el uso del agua.”
Entonces, antes de comprar flores este 14 de febrero, averigua con tu proveedor y haz clic aquí para contactar a tu congresista para conseguir su apoyo de la resolución que celebraría el 14 de febrero como Día Internacional de los y las Trabajadores de Flores.

Wednesday, January 18, 2017

Comunicado y Denuncia de APP sobre los asesinatos recientes en Buenaventura y Urabá, Colombia

17 de enero 2017

Foto de Emilsen Manyoma, fuente: Facebook
Como Acción Permanente por la Paz, nos entristeció profundamente esta mañana cuando nos enteramos de los recientes asesinatos de la compañera Emilsen Manyoma Mosquera y su pareja Joe Javier Rodallega. Emilsen era una lideresa afrocolombiana de CONPAZ (una red de comunidades y organizaciones de víctimas), y vivía en el municipio de Buenaventura. Trabajaba apoyando iniciativas comunitarias locales por la construcción de la paz en la región del Bajo Calima, el Espacio Humanitario Puente Nayero y su vecino el Espacio Humanitario Punta Icaco. Aunque falta aclarar aún todos los detalles del asesinato, la organización colombiana de derechos humanos la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz reporta que el sábado por la noche, Emilsen y Joe fueron obligados a subirse en un taxi en el Barrio Villa Linda, Comuna 12 de Buenaventura. Sus cuerpos, encontrados con heridas de arma blanca y arma de fuego, fueron hallados esta mañana (17 de enero) en el Barrio El Progreso, Comuna 10 de Buenaventura.

La noticia sobre el asesinato nos golpea duro a nosotros de Acción Permanente por la Paz ya que hemos estado acompañado distintos procesos comunitarios en Buenaventura durante varios años y hemos desarrollado un trabajo especial en la zona de bajamar donde Emilsen trabajaba por construir la paz. Durante varias visitas, Emilsen nos dio una bienvenida cálida en el Espacio Humanitario Punta Icaco.

El asesinato de ella y su pareja ocurre en un contexto de amenazas que van aumentando en la zona de bajamar, con 5 familias recientemente desplazadas de la calle Piedras Cantan después de un enfrentamiento armado entre neo-paramilitares el 2 de enero. Además, fueron desplazadas 14 familias este diciembre pasado por causa de las amenazas de parte de neo-paramilitares. A pesar de la presencia alta de la fuerza pública en la zona, las amenazas y violaciones de derechos humanos siguen ocurriendo a un ritmo preocupante contra la población afrocolombiana de Buenaventura.

Pese a los avances concretados por el gobierno colombiano y los históricos acuerdos de paz con las FARC que actualmente se encuentran en la fase de implementación, las amenazas y asesinatos contra los y las defensores de derechos humanos siguen aumentando, marcando un total de 85 asesinatos en el año 2016. De hecho, según la organización Somos Defensores, 78% de estas agresiones contra los y las defensores de derechos humanos durante el primer semestre de 2016 fueron cometidos por paramilitares y la fuerza pública en Colombia.

Acción Permanente por la Paz ha estado acompañando a los y las defensores de derechos humanos y comunidades en varias regiones de Colombia desde el año 2000, y estamos orgullosos y privilegiados de contar con la presencia de dos afrocolombianos en nuestra junta directiva nacional. Nos rompió el corazón otra vez recientemente cuando escuchamos de los tres asesinatos de familiares de Marino Córdoba, integrante de la junta directiva nacional de APP. Su hijo de 21 años, Wilmar Córdoba Forero fue asesinado brutalmente por machete por cuatro paramilitares en Belén de Bajirá en la región noroeste de Colombia el 19 de octubre. Otros familiares de Marino, Moisés Mosquera de 30 años y Juan de la Cruz Mosquera de 52 años fueron asesinados el 7 y el 9 de enero en el municipio de Rio Sucio (vea el comunicado publicado por AFRODES aquí.) Marino Córdoba, un compañero cercano de Acción Permanente por la Paz por muchos años, y su familia han sufrido episodios de violencia por más de dos décadas desde el momento original cuando fueron desplazados de sus hogares en Urabá durante la masacre paramilitar conocida como la Operación Génesis en el 1996.

En este contexto de violencia continua, Acción Permanente por la Paz apoya las exigencias comunicadas por las organizaciones que acompañamos, las cuales buscan la justicia para las víctimas. Apoyamos la exigencia que el gobierno estadounidense y la embajada estadounidense en Colombia contacten al gobierno colombiano y que:
  • La Fiscalía Nacional investigue, identifique y judicialice a los responsables de estos asesinatos de una manera rápida y eficiente.
  • Los grupos neo-paramilitares sean desarticulados completamente en todo el territorio colombiano.
  • Las fuerzas militares corten cualquier lazo criminal existente con grupos neo-paramilitares o criminales para poder garantizar la seguridad y la paz en todo el país. 
  • Las autoridades responsables garanticen seguridad a los familiares de las víctimas además de los otros miembros de la comunidad y residentes de la zona.
Adicionalmente, estamos de acuerdo que las Naciones Unidas y el cuerpo diplomático en Colombia y las organizaciones de derechos humanos acompañan a las comunidades y condenan estas violaciones sistemáticas.

Estamos en solidaridad con nuestros compañeros y compañeras en Colombia mientras lamentan estas muertes injustas y luchan por la justicia y la paz en memoria de las víctimas.