Thursday, February 4, 2016

15 Years Later: The “Great Success” of Plan Colombia

By Lisa Taylor, Witness for Peace Colombia Team

A slightly edited version of this article appears in Upside Down World.
This February 4, celebrating the “historic collaboration” between the United States and Colombia, current Colombian president Juan Manuel Santos visited the White House to meet with President Barack Obama as they commemorate the fifteen-year anniversary of Plan Colombia.
Signed in 2000 under U.S. President Bill Clinton and Colombian President Andrés Pastrana, Plan Colombia was a $1.3 billion initiative to support the Colombian government’s counterinsurgency and counternarcotics efforts, based upon the U.S. policy of fighting the War on Drugs from a supply side perspective. With 71% of the funds appropriated as military aid – training Colombian troops, supplying military technology and weapons, and supporting a controversial aerial fumigations program to decimate coca crops – the U.S. has given almost $10 billion in aid to Colombia since the implementation of Plan Colombia in 2001.
In addition to celebrating the “overwhelming success” of Plan Colombia, the visit is expected to promote United States support of the ongoing peace negotiations developing between the Colombian government and the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC by their Spanish acronym) in Havana, Cuba. Beginning in 2012, the accords have touched on six specific issues – land reform, drug trafficking, political participation, victims’ rights, demobilization, and implementation of the accords – and are tentatively slated to finish on March 23, 2016, ending a 52-year conflict between Colombia’s largest guerrilla group and the Colombian state.
In anticipation of the February 4 event, Colombian ambassador to the US Juan Carlos Pinzón stated that, “In the year 2000, Colombia was a country at the edge of an abyss. In that moment, the United States government began a support plan that [. . .] achieved the transformation of our country and opened the door for a peace process.”
In the same vein, President Obama commented in an interview with prominent Colombian newspaper El Tiempo that “Throughout various administrations, including mine, the United States has become proud of being Colombia’s partner. That includes our close cooperation through Plan Colombia, which has helped the country to make important progress in security, development, and the reestablishment of democracy.”
Yet despite high-level government rhetoric about the success of Plan Colombia, members of civil society and human rights organizations tell a different story – a story of how US military intervention has increased human rights violations, especially among vulnerable populations including Afro-Colombians, indigenous communities, small-scale farmers, women, trade unionists, and human rights defenders.
In an open letter to President Obama, a network of 135 communities known as CONPAZ (Communities Building Peace in the Territories), writes “We have seen how our rights have been violated using the pretext of the armed conflict. We have seen how our territories have been and continue to be militarized and even worse, have seen a rise in presence of paramilitaries [. . .] Evidently Colombia has changed with Plan Colombia [. . . yet] these changes have not necessarily meant the improvement in the quality of life for the majority of Colombians.”
Although the modern armed conflict can be dated back to 1948, human rights violations skyrocketed in the year 2000 with the massive injection of US military aid under Plan Colombia. In fact, since the implementation of Plan Colombia, there have been 6,424,000 Colombians victimized – a staggering percentage of the 7,603, 597 victims total registered by the Colombian state’s National Victim’s Unit since 1958. That is, over 80% of total victims have suffered human rights violations since Plan Colombia began. Moreover, approximately 80% of deaths have been civilian, according to the National Center for Historic Memory.
Analyzing the human rights abuses of Plan Colombia, labor leader Jorge Parra commented that, “Plan Colombia has been a sinister plan between the two governments [the United States and Colombia] against small-scale farmers and the working class. Period. That’s what one sees from the worker’s point of view, from those who have had to experience this situation. Because for the rich of course it’s been marvelous, and it continues to be marvelous. But we haven’t seen it like this. The violence in the countryside has stayed the same. The hunger in the countryside has stayed the same.”

Parra continues, “They don’t invest in education, in healthcare [. . .] They begin to bring us [. . .] glyphosate [. . .] which has left a huge number of children sick, rivers polluted [. . .] Really this doesn’t address the problem which is a social problem, and the only thing they are doing is continuing to feed what the United States wants, which is war.”

In military terms, Plan Colombia could be classified as a great success – state security forces expanded their reach to almost all municipalities in the country, and the FARC’s ranks dropped from 17,000 to an estimated 8,000 fighters. Yet despite this, civil society groups have shown that paramilitary and state security forces built up by military aid through Plan Colombia have been responsible for the majority of human rights violations.
In fact, paramilitaries and state security forces together are estimated to be responsible for almost 48% of assassinations, while approximately 17% were committed by the guerrilla and the others by unknown armed actors or groups. Various scandals including the 2006 “false positives” scandal and the 2006 parapolitics scandal have further implicated state security forces (funded by Plan Colombia and often trained by the Western Hemisphere Institute for Security Cooperation/School of the Americas) and politicians in massive human rights violations.
One leader from a community called Nilo which is located next to the National Training Center of Tolemaida – the biggest military training base in Colombia – said in an interview with FOR Peace Presence Bogotá that “As a result of Plan Colombia, a lot of farmers have been affected. In the case of Nilo, the farmers have experienced violations of their human rights by the military and the Ministry of Defense, as we had to be confined in our territory. First of all, the military says they need our land for training purposes. Secondly, they say that as all the foreign personnel come to the military fortress Tolemaida to train, they have to provide them more security.”
So as the United States and Colombia celebrate their “historic cooperation” and “triumph over the guerrilla” this February 4 with the 15 year anniversary of Plan Colombia, we ought to ask: Can military success be equated with true peace? Or does true peace rather require investment in social and economic programs, to build a sustainable peace founded in social justice?

15 años después: El “gran éxito” del Plan Colombia

Por Lisa Taylor, Acción Permanente por la Paz Colombia

Este artículo aparece en inglés en el periódico en línea Upside Down World.

Este 4 de febrero, celebrando “la colaboración histórica” entre los Estados Unidos y Colombia, el presidente actual de Colombia Juan Manuel Santos visitará la Casa Blanca para reunirse con el Presidente Barack Obama mientras conmemoran el quince aniversario del Plan Colombia.

Firmado en 2000 por el presidente estadounidense Bill Clinton y el presidente colombiano Andrés Pastrana, el Plan Colombia fue una iniciativa de $1,3 mil millones para respaldar los esfuerzos del Estado colombiano contra la insurgencia guerrillera y la droga. La iniciativa fue basada en la política estadounidense que intentaba acabar con el problema de drogas en EE.UU por medio de atacar la oferta proveniente de países que exportaban drogas. Con el 71 por ciento de los fondos asignados como ayuda militar – la capacitación de las fuerzas militares colombianas, el suministro de la tecnología militar y las armas y un programa controversial de las fumigaciones aéreas – EE.UU ha dado casi $10 mil millones en ayudas a Colombia desde que implementaron el Plan Colombia en 2001.

Además de celebrar el “gran éxito” del Plan Colombia, esta visita espera promover el apoyo estadounidense de las negociaciones actuales que se están desarrollando entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la Habana, Cuba. Desde que empezaron en 2012, las negociaciones han tratado seis asuntos específicos – la reforma agraria, el narcotráfico, la participación política, los derechos de las víctimas, la desmovilización  y la implementación de los acuerdos – y deben terminar el 23 de marzo de 2016, finalizando un conflicto de 52 años entre el grupo guerrillero más grande en Colombia y el Estado.

En anticipación del evento el 4 de febrero, el embajador colombiano en los EE.UU. Juan Carlos Pinzón dijo que, “En el año 2000 Colombia era un país al borde del abismo. En ese momento, el gobierno de Estados Unidos comenzó un plan de apoyo que [. . .] logró la transformación de nuestro país y abrió la puerta para el proceso de paz.”

En el mismo sentido, el Presidente Obama comentó en una entrevista con el reconocido periódico El Tiempo que, “A lo largo de varias administraciones, incluyendo la mía, Estados Unidos se ha enorgullecido de ser socio de Colombia. Ello incluye nuestra cercana cooperación en el Plan Colombia, que ha ayudado al país a hacer importantes progresos en seguridad, desarrollo y en el restablecimiento del Estado de derecho.”

Sin embargo, a pesar de la retórica de alto nivel de los gobiernos, los miembros de la sociedad civil y las organizaciones de derechos humanos cuentan una historia diferente – una historia que se trata del aumento de las violaciones de derechos humanos por la intervención militar estadounidense, especialmente entre las poblaciones vulnerables que incluyen los afrocolombianos, las comunidades indígenas, los campesinos, las mujeres, los sindicalistas y los defensores de derechos humanos.

En una carta abierta al Presidente Obama, la red de 135 comunidades que se llama CONPAZ (Comunidades Construyendo Paz en los Territorios) escribe, “Hemos visto cómo nuestros territorios han sido y continúan siendo militarizados y lo peor, paramilitarizados [. . .] Evidentemente Colombia ha cambiado con el Plan Colombia [. . . pero] no necesariamente ha significado mejoría en la calidad de vida para la mayoría de los colombianos.”

Aunque se puede decir que el conflicto armado comenzó en 1948, las violaciones de derechos humanos se pusieron por las nubes con la inyección masiva de la ayuda militar estadounidense bajo el Plan Colombia. De hecho, desde la implementación del Plan Colombia, ha habido 6.424.000 colombianos victimizados – un porcentaje asombroso de las 7.603.597 víctimas en total que han sido registradas por la Unidad de Víctimas del Estado colombiano desde 1958. Es decir, más del 80 por ciento de los muertos han sido civiles, según el Centro Nacional de Memoria Histórica.

Al analizar los abusos de derechos humanos bajo el Plan Colombia, el dirigente laboral Jorge Parra comentó, “Realmente el Plan Colombia es un plan macabro entre los dos gobiernos en contra del campesinado y el obrero. Punto. Eso es lo que ve uno desde el punto de vista de él que trabaja y al que le toca vivir esta situación. Porque para los ricos por supuesto ha sido una maravilla, y sigue siendo una maravilla. Pero nosotros no lo hemos visto así. La violencia en el campo sigue igual. El hambre en el campo sigue igual.”

Continúa Parra, “No invierten en educación, en salud [. . .] Empiezan a traernos [. . .] el glifosato [. . .] que ha dejado toda esa cantidad de niños enfermos, los ríos contaminados [. . .] Realmente no ataca el problema que es un problema social sino que ellos más o menos lo único que están haciendo es seguir alimentando lo que quiere Estados Unidos, que es la guerra.”

En términos militares, el Plan Colombia podría ser calificado como un gran éxito – las fuerzas militares llegaron a tener presencia en casi todos los municipios del país, y los miembros de las FARC bajaron de 17.000 a 8000 guerrilleros. A pesar de esto, los grupos de la sociedad civil han demostrado que la fuerza pública y los grupos paramilitares crecieron por la ayuda militar brindada bajo el Plan Colombia, y que estos grupos han sido responsables de la mayoría de las violaciones de derechos humanos.

De hecho, se estiman que los paramilitares y la fuerza pública han sido responsables de casi el 48 por ciento de los asesinatos, mientras aproximadamente el 17 por ciento fueron cometidos por la guerrilla y los otros por grupos o actores no identificados. Varios escándalos incluyendo los “falsos positivos” en 2006 y el escándalo de la parapolítica en 2006 han responsabilizado a la fuerza pública (financiada por el Plan Colombia y también por el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad/la Escuela de las Américas) y a los políticos cuando se trata de las violaciones masivas de los derechos humanos.

Un líder de una comunidad llamada Nilo que se encuentra al lado del Centro Nacional de Entrenamiento Tolemaida – la base militar de entrenamiento más grande en Colombia – dijo en una entrevista con la organización FOR Peace Presence Bogotá que, “Con el apoyo del Plan Colombia, muchos campesinos se han visto afectados. En el caso de Nilo los campesinos han tenido que vivir la vulnerabilidad a los derechos humanos por parte del ejército y el Ministerio de Defensa, ya que hemos tenido que ser confinados. Primero porque dicen que necesitan nuestras tierras para el entrenamiento. Segundo dicen que el fuerte militar de Tolemaida es dónde llega todo el personal extranjero para hacer sus prácticas de entrenamiento y por eso necesitan brindarle más seguridad.”

De esta manera, mientras los Estados Unidos y Colombia celebran su “cooperación histórica” y el “triunfo sobre la guerrilla” este 4 de febrero con el quince aniversario del Plan Colombia, deberíamos preguntar: ­¿Será que el éxito militar significa la paz verdadera? ¿O más bien la paz verdadera requiere de la inversión social y económica para construir una paz sostenible basada en la justicia social?


Monday, December 21, 2015


En Honduras, La Pena por Intentar a Quitar Una Vida Indígena: 30 a 90 Días de Prisión

Por Gloria Jiménez y Bryan Rogers

unknown
Foto: El entierro de Tomás García. Fotografía cortesía de SOA Watch.

El día 15 de julio de 2013 la vida de Tomás García fue brutalmente arrebatada, y su hijo, Allan, de 16 años casi pierde la suya también por defender su tierra ancestral contra los poderosos intereses detrás del proyecto de la Presa Hidroeléctrica Agua Zarca en el noroeste de Honduras, en el corazón del territorio indígena Lenca.
Fue en ese trágico día que un suboficial del Primer Batallón de Ingenieros del ejército hondureño abrió fuego contra un desarmado García, un auxiliar del Consejo Indígena de su comunidad y miembro del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), durante una protesta pacífica organizada para detener el proyecto.

El 10 de diciembre de 2015 los jueces encontraron al suboficial, Kevin Yasser Sarávia, culpable de homicidio simple, un delito cuya pena generalmente es entre 15 y 20 años de prisión, pero fue encontrado no culpable por intento de asesinato contra Allan, afirmando negligencia y dictaron una sentencia de 30 a 90 días en una prisión militar por el intento contra el joven. La fiscalía recibió esto como "satisfacción parcial" dado a la solidez del caso, incluso fuertes declaraciones testimoniales, las evidencias médicas y forenses dadas por los peritos que desacreditaron a fondo el caso de la defensa alegando legítima autodefensa..


“Es el choque de dos sectores, uno que detenta el poder impunemente, hoy más que nunca, y la vida de una persona que recoge cienes, miles de años de represión, eso es lo que ha configurado este juicio...es decir que es la reivindicación de las muchas muertes violentas hechas por quienes tienen el poder y que creen que tienen la impunidad para ello”
- Víctor Fernández, fiscal

La empresa estatal china SINOHYDRO - la más grande empresa constructora hidroeléctrica del mundo - fue contratada para construir la represa, pero se retiró del proyecto en julio de 2013 debido a "conflictos de interés serias entre ... DESA, y las comunidades locales ... [que eran] impredecible e incontrolable," según la compañía. El proyecto Agua Zarca, junto con 40 otras  concesiones de represas hidroeléctricas, fue aprobado mediante legislación nacional en septiembre de 2010, pese a ser una violación directa del derecho de consulta libre, previa e informada y la constitución hondureña, especialmente en cuanto al respeto a los tratados internacionales y los derechos de los pueblos indígenas.

El brazo del sector privado del Banco Mundial, la Corporación Financiera Internacional y el Fondo Mezzanine de Infraestructura para América Central también se retiraron del proyecto [1] tras la denuncia del COPINH presentado al Asesor en Cumplimiento Ombudsman, argumentando que la concesión para la presa había sido otorgada ilegalmente por la falta de consulta con, y consentimiento de, las comunidades afectadas [2].  

En abril de 2013, el Pueblo Lenca en Río Blanco empezaron a bloquear una de las carreteras para impedir el acceso al sitio de la represa. Poco después llegó el Primer Batallón de Ingenieros, comandado por el Coronel Milton Amaya, graduado de la Escuela de Las Américas, y mantiene su presencia hasta hoy día. El Pueblo Lenca han estado en la resistencia hace más de 500 años y la presa de Agua Zarca es simplemente otra ataque más a su cultura y su vida tradicional. Han enfrentado a amenazas, intimidaciones, desalojos, detenciones y asesinatos [3].

“...Tenemos una lucha...por una represa, estamos defendiendo los recursos naturales y ya hace sobre tres años de estar en la lucha y siempre seguimos allí en la lucha de esa empresa porque hace tres meses que ha regresado de vuelta a querer financiar la represa”
                 - Allan, hijo de Tomás García, relatando la lucha en Río Blanco
La líder del COPINH y ganadora del premio Goldman [4], Berta Cáceres, ha sido el blanco de una campaña fuerte para silenciar y desacreditar a la resistencia a la presa. El 24 de mayo de 2013 en camino a Río Blanco, Cáceres y su compañero, Tomás Gómez, fueron detenidos por el ejército y posteriormente encarcelados por una acusación de posesión ilegal de armas de fuego.Sin embargo, debido a la falta de pruebas, en primer instancia un juez dictó un sobreseimiento provisional, que otorgó la fiscalía el derecho a presentar nuevas pruebas para el caso dentro cinco años. Meses después, Cáceres, junto con otros dos miembros del COPINH fueron acusados por DESA de delitos de coacción, incitación y usurpación en contra de la empresa y de daños que ascendieron a tres millones 359 mil 263 dólares, unos 67 millones de lempiras [5]. Una vez más, debido a la falta de pruebas, los cargos fueron desestimados provisionalmente el 4 de enero de 2014. Últimamente el COPINH logro justicia cuando el Juzgado Primero de Letras dictó el Sobreseimiento Definitivo el 10 de febrero de 2014 [6].


Foto: Un sitio web llamado copinhhonduras.blogspot.com/  fue creado con el propósito de difamar al COPINH y especialmente a Berta. Esta imagen fue incluido como parte de un artículo publicado el 6 de enero de 2014, y la leyenda lee "Berta, el diablo que vino a arruinarnos la vida en Río Blanco."

Tras su visita a Honduras el mes pasado, Victoria Tauli-Corpuz, la Relator Especial de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, expresó su preocupación por “la falta de recursos de instituciones como la Fiscalía de Etnias y el Comisionado Nacional de Derechos Humanos; barreras de idioma, culturales y económicas; el racismo y la discriminación contra los pueblos indígenas; y la impunidad” [7].

Representando a la víctima y sus familiares, y la comunidad Lenca, el fiscal Víctor Fernández dio fuertes declaraciones dirigidas a los jueces del caso de Tomás García, pidiéndoles que no vean a los y las indígenas como violentos y criminales por su pobreza, la ropa que usan, sus características físicas y su forma de vivir, y les imploró condenar esta grave violación de los derechos humanos.

Incluso antes del golpe de estado de 2009, la privatización del río Gualcarque ya había estado en marcha con los planes del gobierno para el desarrollo de la energía hidroeléctrica [8]. El contexto de impunidad rampante en Honduras y la priorización de los intereses capitalistas ha abrido el camino para múltiples formas de represión por parte del Estado, el caso de Tomás García y la lucha por el río Gualcarque, siendo ejemplos concretos. Por ahora, el proyecto Agua Zarca continúa contando con la fuerte presencia militar en Río Blanco, unidades policiales y militares que posiblemente cuentan con financiamiento del gobierno estadounidense y dado las violaciones graves a los derechos humanos cometidos, deberían ser investigados cuidadosamente de conformidad con la ley Leahy.

El 8 de enero de 2016 el Tribunal de Sentencia de Siguatepeque pronunciará su sentencia final para el suboficial condenado. El abogado de la familia de Tomás presentará un recurso de casación de la decisión sobre el caso de Allan y para que la pena se cumpla en la penitenciaría del estado en vez de la Primera Batallón de Infantería.

Aparte de Agua Zarca ha habido muchos otros casos en cual  las fuerzas de seguridad  hondureñas han estado implicadas en violaciones de los derechos humanos relacionados a megaproyectos, a menudo proyectos que se desarrollan sin el consentimiento de las comunidades. Es por eso que han habidos llamados para poner fin o por lo menos alto a la financiación estadounidense al ejército y la policía hondureña. En agosto de 2015, 21 Congresistas demócratas enviaron una carta a John Kerry, Secretario del Departamento de Estado de EE.UU con demandas que incluyeron “la suspensión y la reevaluación de más entrenamiento y apoyo para unidades policías y militares hondureñas hasta que el gobierno hondureño remedie adecuadamente los abusos de los derechos humanos” [9]. En teoría, la ley estadounidense Leahy prohíbe los departamentos de Estado y Defensa de los estados unidos proporcionar asistencia a cualquier unidad militar o policial hondureña si existe información creíble de que tal unidad ha cometido graves violaciones a los derechos humanos con impunidad [10] aunque en la práctica, no siempre es así. Hasta en los pocos casos en que se castigan a los violadores de derechos humanos, como fue el caso para el asesino de Tomás García, la justicia sigue siendo difícil de lograr.

Nota de corrección: Una versión anterior de este artículo se publicó indicando erróneamente que la sentencia de 30 a 90 dias estaba vinculada al crimen de homicido simple.


-------
[1] "Oficina del Asesor Cumplimiento Ombudsman--Informe Anual 2014," consultado el 18 de diciembre de 2015, http://www.cao-ombudsman.org/publications/documents/CAOANNUALREPORTSPANISH2014.pdf 
[2]“Reclamo CAO Octubre 9, 2013,” consultado el 18 de diciembre de 2015, http://www.cao-ombudsman.org/cases/document-links/documents/Reclamo_CAO_October92013.pdf 
[3] “Rio Blanco: Cuando un pueblo dice no, es no,” consultado el 18 de diciembre de 2015. http://www.cipamericas.org/es/archives/10637
[4] “Hondureña Berta Cáceres recibe el Premio,” consultado el 18 de diciembre de 2015, Goldman”http://www.elheraldo.hn/pais/833160-214/hondure%C3%B1a-berta-c%C3%A1ceres-recibe-el-premio-goldman 
[5]“Fiscalía acusa a dirigentes del Copinh por provocar daños contra empresa que ejecuta proyecto hidroeléctrico en occidente”, consultado el 18 de diciembre de 2015, http://www.proceso.hn/component/k2/item/17084.html 
[6] “Dictan sobreseimiento definitiva a Berta Cáceres,” consultado el 18 de diciembre de 2015, http://defensoresenlinea.com/cms/index.php?option=com_content&view=article&id=2966:dictan-sobreseimiento-definitivo-a-berta-caceres&Itemid=159
[7]“Declaración final misión Honduras de la Relatora Especial de Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, consultado el 18 de diciembre de 2015, 2015, http://unsr.vtaulicorpuz.org/site/index.php/es/declaraciones-comunicados/102-declaration-honduras 
[8] “El poder del agua en las Altas Montañas: conflictos ambientales y de distribución
y apropiación,” consultado el 18 de diciembre de 2015, http://www.jornada.unam.mx/2013/09/30/eco-c.html 
[9]Miembros del Congreso de EEUU se oponen a la asistencia militar y policia a Honduras”” ,consultado el 21 de diciembre de 2015,http://www.cipamericas.org/es/archives/17164 
[10 ]“Aplicando La Ley Leahy a La Asistencia Militar y Policial de Los EE.UU.”,consultado el 21 de diciembre de 2015. http://www.lawg.org/storage/documents/Guia_Ley_Leahy.pdf